Kiwis

Los kiwis: ¿aves sin alas?

kiwi

LOS EVOLUCIONISTAS DEFIENDEN que las aves sin alas, como por ejemplo los kiwis de Nueva Zelanda, jamás llegaron a desarrollar la capacidad de volar. El sempiterno argumento explica que, al no existir en su región ningún depredador natural, no tuvieron ninguna razón para desarrollar esa habilidad.

Aunque reconozco que yo nunca he visto a un kiwi volar, no estoy de acuerdo con la aseveración de que no tienen esa capacidad. ¿Y qué sabemos nosotros? ¿No podría ser que simplemente no quieran volar? A mí nunca me veréis corriendo, pero si tuviera una buena razón, podría hacerlo.

El kiwi, además de ser un ave completamente esférica, es bien conocido por ser uno de los animales más perezosos de la naturaleza. Teniendo en cuenta la velocidad a la que se están extinguiendo, parece como si desearan que se los comiesen. Convengamos entonces que pueden volar, pero simplemente carecen de la motivación necesaria para hacerlo. Así que, para resolver este debate de una vez por todas, he pergeñado un experimento que cualquier evolucionista podría llevar a cabo si quisiera intentar demostrar que estoy equivocado.

Volcando el camión sobre el acantilado

Necesitará una muestra lo más grande posible para este experimento, ya que hay algunos kiwis más dados a un comportamiento perezoso que otros. Unos veinte o treinta probablemente serían suficientes, pero mejor que sobren que no que falten si dispones de ellos en abundancia. Cargue las aves en el remolque de un camión y diríjase al acantilado más alto que pueda, pues se trata de darles la mayor motivación posible para volar. Después de acercar el camión al borde del precipicio, incline el remolque, volcando los kiwis sobre el acantilado.

Sospecho que las aves, viendo su destino pasar ante sus ojos a toda velocidad, agitarán sus “inútiles” alas y volarán para ponerse a salvo.

Hasta que este experimento u otro parecido no se lleven a cabo, consideraré que mi hipótesis es correcta.